Ignacio Muro Benayas

Política, economía, medios, participación

BIOGRAFÍA

with 2 comments

Soy economista experto en modelos productivos y en transiciones digitales en el colectivo Economistas Frente a la Crisis.  Tambien profesor honorario de comunicación en la Universidad Carlos III, especializado en nuevas estructuras mediáticas e industrias culturales.

Autor de varios libros, colaboro, como analista social, con diversos diarios y revistas  Hasta el pasado mes de julio he sido responsable de area de Pensamiento del diario digital Bez.es,     

Participo tambien en diversas asociaciones sin animo de lucro: vicepresidente del Instituto para la Innovación Periodística, Presidente de Poli-TIC/Asociación Información y Conocimiento, miembro del Consejo Asesor de la Fundación 1 de Mayo.

He sido director durante 18 años (1987-2005) en la Agencia EFE en diversos departamentos, incluido director gerente (entre 1989-1993).

 

Anuncios

Written by Ignacio Muro

03/09/2009 a 13:38

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. En lo que se refiere a las aseveraciones que con respecto a la TMM están apareciendo últimamente en la prensa, me gustaría contrastarlas con las que al respecto he escrito en los artículos Sobre la Teoría Monetaria Moderna l y ll
    Saludos
    deGfegorio

    deGregorio

    30/03/2017 at 17:31

  2. Con relación al artículo “El capitalismo nos necesita cada vez más tonto”
    UNA SOCIEDAD INMERSA EN LA ESTUPIDEZ
    Y voy a empezar este artículo sumergiéndome en lo que sigue siendo otra inmersión de idéntica naturaleza: la de esperar que lo que en él exponga sirva para que las neuronas de aquéllos a los que me dirijo despierten del letargo en el que desde los poderes que manipula esta sociedad las mantienen sumergidas. Porque para llevar a cabo esta manipulación es necesario que el pueblo no piense de una manera crítica. Se le permite forjar creencias alimentadas por una información que al estar descaradamente maquillada, no está relacionándolo directamente con las situaciones que puedan afectar al personal. Le permiten opinar, pero no conformar decisiones; y mucho menos llevarlas a la práctica. Todo está controlado para que nuestra capacidad de discernir no trasciendo sobre las “verdades” que salvaguardan de los intereses de clase. Entre los cuales se encuentra la religión, el concepto de Estado y hasta una cultura subjetivamente objetivada. Y para ello, en su versión más sofisticada se utiliza la libertad de conceptualizar nuestras vivencias como el resultado de que éstas son las consecuencias de un desliz que nos ha llevado a tener que vivirlas en un valle de lágrimas. Una conceptualización que libera al modelo y al tener que aceptarlo como un consecuente, nuestra capacidad de discernir sólo los lleve a la liberación que iremos a encontrar más allá de este valle. En sus versiones más burdas (y paradógicamente más tecnificadas, un lavado de cerebro canallescamente perpetrado por los medios de comunicación afines al modelo que con independencia de la utilización de la mentira organizan su estrategia utilizando el temor que ante su inseguridad puedan tener los más desvalidos; y especialmente la existencia y el control de una tecnología que como el whatapps en función de los factores que anteriormente han sido expuestos ( a los que habría que añadir la culturización del botellón y de la drogadicción), en lugar de servir para intercambiar ideas y consensos, en su recién adquirida libertad para expresarse y manifestar sus preferencias, sirve para encerrase en la estupidez que representa el no asumir que esa libertad empieza y acaba en uno mismo. ¿O es que no vemos que cuando nuestros pequeños y mayores se reúnen están tan separados como si las leyes de la física y las enseñanzas de la filosofía no conocieran los conceptos de proximidad y relación? ¿O es que no vemos que esta proximidad y relación la están alcanzando a través de actividades que están condicionando su propia libertad? ¿No han conseguido a través de manipulaciones, mentiras y fijaciones a unas actividades que no exigen la utilización de un proceso cognitivo, que lo que representa el concepto libertad no figure en nuestras percepciones en función de haber secuestrado nuestra capacidad para ejercer nuestra propia identidad? Es decir, con la colaboración de sus vasallos, el Estado, a través del Gobierno ha conformado una sociedad en la que el individuo es un ser que siendo exclusivamente para sí ha dejado de ser una entidad social.
    A este respecto someto a vuestra consideración un párrafo de la obra “Yo he tratado de ser yo; a pesar de lo que intentaron los demás”
    Para llegar a ser, como entidad, es necesario que aquellas vivencias que determinan nuestro comportamiento se encuentren sometidas al análisis de lo que con respecto a ese ser pretendemos que lo sea. Cuando hayamos ponderado su representatividad y lo considerado sea el resultado de un proceso intelectivo que a tenor de esta asunción tendrá que ser considerado como una cultura. Lo que ocurre es que este ejercicio de ponderación exige un esfuerzo que es contrario a la práctica mecánica con la que materializamos la mayor parte de nuestras actividades. Sólo somos seres racionales cuando hacemos uso de nuestro raciocinio. En tanto en cuanto llevemos a cabo nuestros actos de una forma en la que lo que realicemos lo desarrollemos de una forma refleja, comenzamos a estar determinados por los intereses subjetivos de aquéllos que utilizando el intelecto establecen las pautas que de forma mecánica tenemos que seguir.
    Hoy hemos estado escuchando la noticia con la que los diferentes medios de comunicación recogen la huelga en el aeropuerto de El Prat; y como era de esperar, su reacción ha sido la de condenar tanto las molestias que ha generado, como la desestabilización que ocasiona en una economía en la que la continuidad y la seguridad son fundamentales para su desarrollo. En sus formas de darlas a conocer, estas noticia se concretan en el hecho de que unos viajeros que son ajenos a la problemática que pueda concurrir entre los encargados de gestionar el tráfico en este aeropuerto y la empresa que los tiene contratados están viendo como no se respetan sus derechos. Sin ahondar en las razones por las que esta vulneración se está llevando a cabo. Solo la representante sindical de estos trabajadores ha sacado a la palestra el origen y consecuentemente el desenlace que han llevado a esta desagradable situación. Y este origen y este desenlace nos afectan a todos. No solo de manera directa. Como le ha ocurrido a estos viajeros. Estos que en esta narración están sufriendo el desenlace que ocasiona esta huelga están amenazados por la vulneración de los derechos que permanentemente se cierne sobre sus puestos de trabajo. Si el derecho a la huelga constituye una prerrogativa con el que los trabajadores lo defienden, no es dable condenar a un colectivo que forma parte del conjunto de las fuerzas laborales. En todo caso la condena ha de ser dirigida a un modelo quebrado de economía de mercado que es el causante de lo que como origen generó este desenlace. Nos guste o no nos guste, mientras que no transformemos los fundamentos de este dechado de confrontaciones, tendremos que seguir soportando todas sus inclemencias. Y es que como dijo la representante sindical de estos huelguistas, solo a través de la longitud de las colas se pueden alcanzar las demandas y derechos de éstos. ¡Que es coacción! ¡Indudablemente! ¿O es que quizás se puede conquistar lo que ha sido perdido a través de la buena voluntad de aquéllos que se lo anexionaron? ¿Nos vale como ejemplo que desde que con la disolución de la amenaza que había representado el comunismo ,se produjo y se sigue desencadenando una degradación de los derechos de los trabajadores?
    Lo que el sistema que denuncia a los antisistemas (y la caterva al servicio de sus manipulaciones), trata de mantener, es que su continuidad y su seguridad no se vean alteradas por aquéllos que protesten. Y para ello utilizan las molestias ocasionadas a unos usuarios, que subjetivamente no contemplan que ellos mismos están determinados por las distorsiones sociales que tienen lugar en esta economía. El antisistema lo es porque el sistema está podrido. Y no creo que sea muy necesario airear la basura que alberga en su seno. Como todo lo podrido ha de ser enterrado. El airear no sólo nos ocasiona el estrés de tener que soportarlo. Nos lleva a asumir que si ese sistema está ahí es porque nosotros, con nuestra propensión a contemplar los efectos que ocasiona sólo cuando nos afecta de manera directa lo hemos permitido. Hemos dejado en la cuneta esa libertad de poder ejercer lo que en función de nuestra propia y desaparecida identidad tendríamos que haber impedido.
    Hace ya tiempo leí la obra de Henry David Thoreu “Desobediencia civil” Y no sé si por la vacuidad y lo cansino de su contenido, al igual que acaece en “El individuo contra el Estado” de Herbert Spencer, no pudieron evitar ni el desencanto que las mismas me causaron, ni los objetivos que a mi entender estos autores persiguieron con su creación. Y sin embargo hay algo en ellas que durante casi dos siglos se ha mantenido inmarcesible: la representatividad recogida en unas intitulaciones que a pesar de haber sido prácticamente neutralizada por los poderes fácticos, no han logrado idiotizar a la totalidad de su feligresía. Es tremendamente duro lo que voy a decir, pero es la única forma de que nos concienciemos de lo que está ocurriendo. En nuestra lengua, los que analizando los pros y los contras de lo que ejerciendo el pensamiento elaboraron los refranes, formularon uno que decía que cada pueblo tiene el alcalde que se merece. Todo depende de que volviendo a ser nosotros mismos saquemos la cabeza.

    de Gregorio

    07/08/2017 at 10:47


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s