Ignacio Muro Benayas

Política, economía, medios, participación

30 años de reformas laborales: máxima elasticidad del empleo

leave a comment »

Para diario Bez/EcoEFC

Las consecuencias de las 17 reformas laborales aplicadas desde 1980, orientadas hacia la flexibilización del mercado de trabajo -paro estructural, caída del salario real, exceso de temporalidad, baja productividad, precarización del trabajo…- son citadas, una vez más, para proponer otra reforma más, otra vuelta de tuerca más en la misma dirección. Los resultados muestran que los esfuerzos del Gobierno no obtienen los resultados prometidos.

Así lo pone de manifiesto el último informe del BBVA, titulado Hacia un mercado de trabajo más eficiente y equitativo, en línea con las nuevas peticiones de Bruselas ampliamente destacadas por los medios.

Estancamiento del salario real

En el texto se menciona como problema el “estancamiento del salario real” -el BBVA no reconoce descensos-. Lo hace para reclamar las bondades de nuevas bajadas (un 7% a la baja incrementaría el empleo en un 10%, afirma); se sugieren reformas en el ámbito de los convenios para evitar espirales inflacionistas de precios y salarios (ello, en medio, de una insistente realidad deflacionista); se reclama acortar la duración del subsidio de desempleo cuando hay crecimiento (¡ahora!) para evitar la permanencia voluntaria en el desempleo del desempleado, considerada como “zona de confort”; y se pide bajar cotizaciones a la Seguridad Social para sustituirlas por más impuestos que las paguen los consumidores, vía IVA.

Las reformas realizadas no han hecho otra cosa que agravar el patrón histórico de comportamiento del empleo de la economía española

La “preocupación por las rigideces en el mercado de trabajo”, nunca resueltas, construye una ficción insistente que acaba sintiéndose como real. Nuestra sociedad debe ser la única en el mundo que necesita 50 reformas del mercado de trabajo para empeorar la situación. Esa insistencia necesita aprovechar los buenos datos coyunturales para insistir en que “vamos en la buena dirección” y presentarlos como “éxitos del gobierno”. Pero no es cierto: no vamos en la buena dirección.

El patrón de crecimiento

Las reformas realizadas no han hecho otra cosa que agravar el patrón histórico de comportamiento del empleo de la economía española, caracterizada por una creación de empleo más intensa que ninguna otra economía del mundo en momento de auge y una destrucción más intensa que ninguna economía en momentos de crisis. Ese tobogán, en el que España es líder mundial, no es precisamente un síntoma de rigidez sino de todo lo contrario: demuestra que España es la economía con el mercado de trabajo más elástico, con más flexibilidad para adaptarse al ciclo mediante mecanismos de creación y destrucción de empleo.

Así lo atestiguan los análisis más solventes, el último de los cuales es un informe para la reunión del G20 celebrada en Turquía en noviembre pasado, preparado conjuntamente por los expertos de la OIT, la OCDE, el Banco Mundial y el FMI y titulado Los mercados de trabajo en 2015: fortalecimiento del vínculo entre crecimiento y empleo.  Antes ya lo asumió el Banco de España al destacar el peor comportamiento del empleo comparado con el registrado en crisis anteriores, cuando ya España presentaba la mayor elasticidad empleo-PIB entre los países desarrollados.

Lo que señalan esos informes es que el sentido y la intensidad de las reformas emprendidas no ha buscado frenar ese mal sino acentuar la flexibilización de salida (despidos) y de entrada (contratos subvencionados) o, como señalaba la OCDE en 2013 (Employment Outlook), aumentar el recurso a los contratos temporales mientras en otros países europeos se implantaban programas de reparto de empleo y de reducción del tiempo del trabajo. Las reformas eligieron el camino cómodo demandado por las asociaciones patronales.

Una constante en los últimos 25 años

A pesar de las propagandas de los gobiernos populares sus políticas no han cambiado la dinámica del empleo ni el patrón de crecimiento. En el primer trimestre de 2016 el PIB interanual está creciendo el 3,4% mientras el empleo lo ha hecho un 3,29%. No es una excepción, se trata de las tasas habituales de la economía española cuando lleva nueve trimestres creciendo. Aunque inundado en un mar de propaganda, cuando hace 20 años ascendía Aznar al poder, la economía llevaba cuatro trimestres creciendo: el PIB ya crecía a un ritmo de 2,9% y el empleo al 2,4%. Cuando entró Zapatero al Gobierno, el PIB crecía al 3,6% y el empleo al 2,7% y se estaba agotando el prolongado ciclo alto iniciado en 1996.

Una elasticidad del empleo negativa es propia de economías con una muy alta productividad. La elasticidad promedio de España se sitúa en el 2,1, la más alta del mundo, y no ha hecho más que crecer desde el valor 0,72 que tenía en la década de los 90

La altísima elasticidad del empleo (relación entre la tasa de aumento del empleo y la del crecimiento del PIB) es precisamente el rasgo más excepcional de nuestra economía. Si en el trimestre actual es del 0,96 (3,29/3,4), el siguiente al de la llegada de Aznar era de 0,82 (2,4 dividido entre 2,9) y el siguiente a la llegada de Zapatero del 0,75. Es precisamente la medida de nuestra escasa rigidez, de la flexible adaptación del empleo al momento del ciclo económico en el que nos encontramos.

La elasticidad del empleo, símbolo de su volatilidad, camina en sentido contrario al progreso de un país: debe ir decreciendo mientras aumenta la calidad y productividad de su empleo. El informe conjunto de los expertos de la OIT, la OCDE, el BM y el FMI nos indica que las economías en desarrollo, con abundancia de empleo barato, deben aspirar a una elasticidad del empleo de alrededor del 0,7. Y que en la medida que alcanzan la condición de economías de renta media desde ir reduciendo esa elasticidad hasta aproximarse al 0,25 que es en la que convergen los países avanzados y los emergentes. Una elasticidad del empleo negativa es propia de economías con una muy alta productividad del trabajo.

Altísima elasticidad y volatilidad del empleo.

La elasticidad promedio de España se sitúa en el periodo poscrisis en el 2,1, la más alta del mundo, y no ha hecho más que crecer desde el valor 0,72 que tenía en la década de los 90, alejándose más y más del objetivo al intensificarse las reformas laborales. El informe recuerda que las economías con elasticidades mayores de 1 son aquellas en que el crecimiento del empleo no va acompañado de incrementos de productividad, aquellas que reducen la productividad en los momentos de auge y la aumentan solo en los momentos de caída del PIB.

España es una de las economías con la elasticidad más alta. Mucho más flexible que Grecia y Portugal, más que Hungría y Bulgaria; más que Malta y Chipre; más que Indonesia, México, Turquía, Rusia o Sudáfrica

España no solo es la economía con la elasticidad más alta entre las economías desarrolladas sino entre los 42 países analizados en el informe. Mucho más flexible que Grecia y Portugal, más que Hungría y Bulgaria; más que Malta y Chipre; más que Indonesia, México, Turquía, Rusia o Sudáfrica.

Lo curioso es que en el periodo 1979/1989, antes del desmontaje acelerado de nuestra industria que provocó la entrada en el Mercado Común, la elasticidad del empleo, era mucho más baja, del 0,11 en línea con otros países europeos. Entonces la productividad crecía al 2,4% anual.

Como remarca el análisis de la ultima EPA realizado por el colectivo EFC, hoy “la productividad aparente del trabajo es ínfima, incluso negativa, como resultado de una creación de empleo de muy baja calidad, más volátil y menos productivo, esencialmente en puestos y ocupaciones de escasa aportación al valor de producción final.” En conjunto, en la etapa actual parece acelerarse “la mayor volatilidad del empleo como consecuencia de las reformas laborales producidas desde 2010, y en especial de la aprobada en 2012 por el Gobierno del PP.”

Written by Ignacio Muro

09/03/2017 a 13:01

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: